jueves, 21 de enero de 2016

Seminarios de Medicina Interna (Movimientos Madera y Agua)

Acupuntura Multisistémica 2015-2016

Tenemos el placer de anunciaros la convocatoria de los dos primeros seminarios de Medicina Interna según la metodología multisistémica.

Para poder asistir a los mismos se precisa la formación previa en Acupuntura Multisistémica.

Las fechas de los dos seminarios se fijan para los días:

1 y 2 de octubre de 2016: Fisiopatología del Movimiento Madera
26 y 27 de noviembre de 2016: Fisiopatología del Movimiento Agua

Plazas limitadas

Para quienes estén interesados en asistir, rogamos contactar con el teléfono de la S.V.A. 963163789 para reserva de plaza.

Muchas gracias a tod@s por vuestro apoyo.
Es lo que nos permite seguir avanzando en este proyecto.

Un cordial saludo.

SVA
Acumusi

jueves, 14 de enero de 2016

Hemeroteca (2ª parte)


Hemeroteca

Seguimos con un segundo artículo publicado en el mismo periódico, concretamente el domingo 9 de julio de 1972.



ACUPUNTURA, 6000 AÑOS DE MEDICINA (2)

* Una sola aguja, clavada en el brazo  izquierdo, permitió extirpar parte del pulmón, en una intervención quirúrgica.

*El meridiano del riñón tiene 27 puntos de acupuntura.

*Se utilizan tres clases de agujas: de oro, plata y hierro.

El doctor Samuel Rosen, de Nueva York, inventor de una nueva técnica quirúrgica para curar la sordera, visitó recientemente Pekín, donde un grupo de médicos chinos le permitió contemplar una operación de extirpación del lóbulo superior de un pulmón. 

El efecto anestésico empleado por los cirujanos chinos fue una aguja clavada en la parte inferior del brazo izquierdo. El enfermo, que por cierto era médico, estuvo jovial durante toda la intervención y charlaba animadamente con el cirujano jefe, que era amigo suyo.

Muchos opositores a la acupuntura dicen que sus éxitos pueden deberse a un "efecto placebo"; pero entonces, hay que preguntarles: "¿Es posible llegar a un efecto placebo tal que permita resistir una intervención pulmonar?".

Ocurre, dicen los opositores, que cualquier enfermedad que responde a un factor psicológico reacciona positivamente ante un tratamiento en el que el paciente tiene fe. "Si una persona cree que un brazalete de cobre es capaz de hacerle desaparecer su dolor artrítico, sin duda experimentará, mejoría si se lo pone, aunque científicamente pueda demostrarse que no sirve para nada". 

Algo parecido sucede con las personas que tienen fe ciega en las vitaminas. El hecho de tomar una tableta diaria, aunque físicamente le sirva de poco, le haría sentirse mejor. Eso es "el efecto placebo".

Y según muchos médicos americanos, el efecto placebo puede desempeñar un importante papel en la acupuntura, sobre todo en la mitigación del dolor. 

El grado de dolor que experimenta una persona está relacionado con su estado mental. El dolor suele remitir cuando los pacientes creen que algo se está haciendo por ellos, y esto con independencia del método utilizado.

Hay otros médicos americanos que creen que sus colegas chinos asocian a la acupuntura la acción de las drogas. Pero tradicionalmente, si bien la medicina china ha utilizado multitud de drogas, en lo que a la acupuntura se refiere han sido siempre marginadas.

EL YIN  Y EL YANG

Los occidentales, contrarios a la acupuntura, olvidan que para entenderla en toda su significación hay que intentar comprender el sistema filosófico, o mejor vital, en que se apoya. 

En la base de la experimentación oriental están el Yin y el Yang, que son los principios fundamentales, del taoísmo. Son como los dos polos de la energía.

No es posible desligar a la medicina china del pensamiento filosófico de Fu-Shi.

Fu-Shi,  emperador amado por su pueblo, un atardecer subió a una colina y comenzó a observar lo que ocurría a su alrededor. Vio que las mujeres acunaban a sus niños, que los hombres regresaban del trabajo, que el cielo se cubría de estrellas parpadeantes…y en su pensamiento crecía la idea de considerar al mundo como una sucesión de fenómenos contradictorios: el día y la noche, la humedad y la aridez, la montaña y el valle, el hombre y la mujer. 

Estableció, pues, la existencia del Yin, o principio negativo, y el Yang, o principio positivo.

Pero el "Tao" soporta una angustiosa carga de misterios y leyendas. 

Lo simbolizan los dragones chinos: El dragón superior, de color rojo, con un ojo verde, es el símbolo del Yang, y el dragón inferior, de color verde, con un ojo rojo, es el símbolo del Yin

Y desde luego todo tiene su "Tao". 
Tao el  atributo que debe poseer cada cosa para ser lo que es. 

De estos principios filosóficos-religiosos, o míticos si se quiere, arranca la acupuntura. 

La energía del cuerpo se debe a un equilibrio entre la fuerza positiva y la negativa, a un equilibrio de las corrientes por las que una y otra se mueve constantemente. 

Las rutas son los "meridianos" divididos en sectores, que limitan unos puntos determinados. 

Por esos puntos es por donde se cruzan las corrientes  benignas y malignas de energía. Cuando el cruce por los muchos puntos de intersección es normal, todo es salud en el organismo. Cuando en el cruce predomine una u otra fuerza; habrá un desequilibrio.

"Un meridiano como el de Riñón –explica el Doctor Lago Jordán-, por ejemplo, tiene 27 puntos de acupuntura. Comienzan en la planta del pie y acaban debajo de la clavícula. Pero de estos puntos, uno solo actúa directamente sobre un determinado síntoma renal, y los demás pueden actuar sobre síntomas alejados de la patología renal. Cuando la aguja está punzando ese punto, la energía se está equilibrando, y cuando ese equilibrio se restablece en todo el organismo desaparece la dolencia, desaparece la enfermedad…"

TRES ENERGIAS, TRES AGUJAS

Para el referido doctor, el organismo produce tres energías diferentes: la superficial, la profunda o de los órganos internos y la intermedia, que es la que se manipula en acupuntura, la única susceptible de modificar.

El punto de acupuntura sobre la que actúa la aguja es un condensador eléctrico en el organismo. 

Las agujas que se utilizan son de tres clases: de oro, plata y hierro. Las primeras tonifican, las segundas dispersan, y las de hierro neutralizan.

Los chinos, para practicar la anestesia comenzaron usando 60 agujas. 

Pero hoy en día solo utilizan dos, sobre todo en las intervenciones más sencillas. Para insensibilizar una zona del cuerpo basta con una sola aguja, y si la dolencia es muy profunda, se utilizan un máximo de cuatro.

En Occidente causa todavía hoy sorpresa saber que la acupuntura se emplea en toda clase de enfermedades, lo mismo en reumatismo que en bronquitis y neurosis, en sorderas, neuralgias y sinusitis, en enfermedades oculares, que en caída del cabello, en el tratamiento del cáncer y en la recuperación de drogadictos. Pero esta sorpresa tiene un mucho de suficiencia, si se piensa que durante siglos y siglos, la acupuntura ha sido el método médico con el que se atendió a la mitad de la humanidad.
Ramón Calanda
SVA
Acumusi

miércoles, 13 de enero de 2016

Hemeroteca (1ªparte)

Hemeroteca


Una de las líneas de trabajo de la Sociedad Valenciana de Acupuntura está orientada en la búsqueda de cualquier tipo de documento que -sobre el tema de la Acupuntura- pueda haberse publicado en nuestra lengua y país... bajo cualquier tipo de soporte.
Tratamos con ello de arrojar luz sobre la evolución de los textos escritos de Acupuntura a lo largo de los últimos años.

En este sentido, nos complace compartir con vosotros un par de artículos sobre Acupuntura publicados en el diario Las Provincias de Valencia el sábado 8 de julio y el domingo 9 de julio de 1972.

El texto ya es de por sí histórico, y hemos de indicar por nuestra parte que, por supuesto, no creemos en la Acupuntura como reflexoterapia, tal cual se apunta en el artículo.

Somos de la opinión de que la Acupuntura es una ciencia de la salud con mayúsculas; y aunque heredada de antiguas prácticas chinas, con un sustento científico muy poco cuestionable a la luz del actual avance científico.

Confiamos en que disfrutéis del mismo.



ACUPUNTURA, 6000 AÑOS DE MEDICINA (1)

* En 1890 algunos médicos españoles practicaban ya la acupuntura
* Doce meridianos y 750 puntos especialmente sensibles en el cuerpo humano, donde pueden clavarse las agujas
* La terapia con agujas excluye todo tipo de medicamentos

“Pronto se realizarán intervenciones quirúrgicas en España, en las que se utilice la acupuntura”.  

“En Viera, (Florida) por medio de la acupuntura, se ha llegado al parto sin dolor”. 

Titulares semejantes caen intermitentes en las páginas de la prensa, y no hacen más que poner de manifiesto que comienza a ser tomada en serio una técnica médica que cuenta con más de 4000 años de historia en China.

En España, uno de los primeros médicos que ejerció la acupuntura fue el doctor Juan Cros Forné, de Barcelona. 
EL doctos Cros, en entrevista que concedió a la revista  “Doctor” en 1970, definía así la acupuntura: “Es el arte médico de origen chino que, con fines terapéuticos, consiste en tratar los trastornos funcionales del organismo humano pinchando la piel en puntos previamente determinados con agujas de oro o plata, según los efectos que se desean obtener”.

La acupuntura es una reflexoterapia, empleada hace más de seis milenios que se basa en que todo órgano que sufre una  disfunción señala unos puntos dolorosos en la piel, a veces ignorados incluso por el paciente, pero que puede descubrir el médico acupuntor. Ese dolor produce una acción centrífuga. El acupuntor, al actuar sobre tales puntos con sus agujas, produce una acción centrípeta, y en consecuencia, actúa sobre el órgano en cuestión restableciendo su equilibrio.

No están muy de acuerdo los médicos acupuntores españoles en la cantidad de putos susceptibles de punción. 

El citado doctor Cros señala la existencia de “cerca de novecientos puntos, expuestos en ideogramas, que forman lo que se llama meridianos y parecen seguir unas vías  ciclométricas en oposición a las vías metaméricas de la columna vertebral. 

La medicina china acepta doce meridianos, seis por cada lado del cuerpo, más otros dos que corresponden sagitalmente a la cara anterior y posterior del mismo”

En cambio la doctora Álvarez Simó, presidenta de la Sociedad Española de Acupuntura, estima que son 750 los puntos sobre los que se puede manipular con las agujas. 

Así lo manifestaba en reciente entrevista concedida a J.R. Alfaro y publicada en “Informaciones” del 14 de marzo de 1972. 

Y todavía el doctor Lago Jordán, de Madrid, vicepresidente de la citada Sociedad Española de Acupuntura, en entrevista que mantuvo con José Antonio Valverde, para “La Actualidad Española” (20-4-72), dice: “ En total se conocen 371 puntos sobre los 14 meridianos fundamentales. Los meridianos son: el de tres calentadores, el maestro de corazón, el de riñón, el de vejiga de orina, de estómago, de bazo-páncreas, de hígado, de vesícula biliar, de intestino grueso, de intestino delgado, de pulmón, de corazón, vaso de la concepción y vaso gobernador. “

LAS FLECHAS Y EL EMPERADOR

Cuentan las leyendas chinas que el emperador Huang Di, después de observar que las flechas clavadas en el cuerpo de algunos guerreros a la vez que herían, les aliviaban de ciertas dolencias de su organismo.

Considerando sobre estos fenómenos, el emperador consulto con sus sabios, y dicen que así es como se llegó a  descubrir la acupuntura.

Como se ve, se trata de una explicación mítica. Pero sea cuan fuerte el comienzo real de la acupuntura, lo cierto es que, durante siglos los médicos chinos elaboraron la teoría de “ corriente de energía vital” a través del cuerpo. 

Esta corriente utiliza, según unos, doce sendas invisibles; según otros catorce. Tales sendas son los “meridianos”. El desequilibrio en la corriente es lo que origina las enfermedades. Las agujas clavadas en lugares adecuados de los meridianos modifican el flujo, restablecen el equilibrio y, con él la salud.

Los textos más antiguos que tratan sobre acupuntura datan del siglo 28 antes de Jesucristo, pero el mundo occidental los conoció con mucho retraso. 

En el siglo XVII  de nuestra era, los jesuitas de la misión científica francesa de Pekín tradujeron al latín los textos fundamentales. A ellos se debe el nombre de “Acupuntura”, Se tiene noticia de que en 1830 un grupo de médicos españoles practicaban ya la acupuntura.

El verdadero introductor de esta ciencia en Europa fue el diplomático francés Greorges Soulie de Morant, que vivió varios años en China, Morant enseñó lo que sabía de acupuntura al doctor Ferreyrolles, quien comenzó a practicar el año 1929. 

A partir de esta fecha se extiende considerablemente y el 1934 ya existían en Paris 4 servicios en otros tantos centros hospitalarios. 

Hoy está admitida por la Seguridad Social en Francia, mientras que en Japón, Rusia y por supuesto en China, la acupuntura se estudia en las Facultades de Medicina.

Por otra parte, en China hay actualmente Facultades de medicina oriental y de medicina occidental, reconocidas por el Gobierno con igualdad de derechos. Cuando en 1911 se instauró la republica, hubo un movimiento occidentalista que cristalizó en la Asociación Médica China y en la casi exclusión de la medicina tradicional. Pero por la escasez de medicamentos, tras la revolución de 1949, se volvió a la prescripción tradicional y a la plena aceptación de la medicina antigua, una de cuyas partes principales es la acupuntura.

Hay que decir que una de las principales ventajas que presenta la acupuntura es que su terapia se reduce a las punciones con agujas, mientras que excluye toda clase de medicamentos.

SE HA SUPRIMIDO EL DOLOR

La doctora Electra Peluffo, argentina, que pasó tres años especializándose en la técnica de la acupuntura en Pekin, afirma que ¨la acupuntura  se va extendiendo en Occidente, donde se intenta encontrar una teoría más acorde con los conocimientos anatómicos y fisiológicos actuales, ya que la teoría clásica de acupuntura descansa en una concepción puramente imaginaria de la circulación de la sangre¨.

En realidad las explicaciones aducidas hasta el presente no son satisfactorias.  Es indudable que la piel ofrece al paso  de la corriente eléctrica una mayor permeabilidad en los puntos en que se clavan las agujas, lo que parece corresponderse con peculiares agrupaciones de células y capilares, que hay precisamente bajo la epidermis, en la vertical de muchos puntos.

Hay médicos que creen que las observaciones acumuladas durante milenios por los chinos son desconcertantes, si bien les reconocen un fundamento científico que parte de las leyes físicas. En este sentido las agujas jugarían un papel de “micropilas”. Los meridianos y los puntos que comprenden el conjunto del organismo humano se convierten en unas realidades visibles cuando se utilizan algunas sustancias radioactivas. 

Pero si esto es explicable, y aun se puede describir, ¿Qué pasa para que con la aplicación de unas agujas desaparezca el dolor? Admitamos que el acupuntor restablece el equilibrio de un órgano o de un paciente. 

Pero, ¿Qué proceso se desencadena en ese órgano, en ese cuerpo enfermo, desde el momento en que han quedado clavadas las agujas hasta que se ha restablecido el equilibrio? 
Aquí es donde todavía los milenios de aplicación de la acupuntura no han logrado aportar gran cosa. Son precisamente investigadores occidentales los empeñados en desentrañar el misterio.

El instituto de Medicina, Aeroespacial de Francia, con el médico militar al frente, doctor Cantoni, está realizando una amplia investigación sobre Acupuntura. Un grupo de ingenieros franceses de la casa Margensi realizan estudios sobre biopotenciales eléctricos cutáneos en relación con las investigaciones eléctricas de los meridianos chinos; pretender establecer un mapa del crecimiento cutáneo y de las diferencias eléctricas en las distintas fases del desarrollo.
Ramón Calanda
SVA
Acumusi